Facturación vacaciones
28 Ago

Mejora las prácticas de gestión tras las vacaciones

Después de las vacaciones siempre cuesta volver a la rutina pero el mes de septiembre es un buen momento para valorar que objetivos y metas queremos conseguir antes de acabar el año. Debemos valorar el estado de nuestro negocio, revisando cada departamento exhaustivamente. Para ello deberemos hacernos las siguientes preguntas:

  1. ¿Son necesarios todos los departamentos que posee mi negocio? ¿Están bien asignadas las tareas? Con una simple conversación con cada jefe de departamento debería bastar para resolver estas dudas y simplificar o automatizar las tareas duplicadas o que no estén bien definidas.
  2. ¿Están nuestros objetivos empresariales claros para cada departamento? Una vez analizadas las tareas y funciones, debemos asegurarnos de que todos conocen cuales son los objetivos a corto, medio y largo plazo para el crecimiento de nuestra empresa. Podremos realizar una reunión mensual para valorar los objetivos conseguido durante los 30 días anteriores y fijar los nuevos para el siguiente periodo.
  3. ¿Debemos utilizar un programa de gestión? Sin duda está es una de las preguntas más importantes que debemos respondernos. Si aun no está utilizando un software para gestionar cada departamento quizá deba leer nuestra entrada ¿Por qué tener un Software de Gestión Empresarial?. Si por el contrario ya dispone de uno, debe valorar si se ajusta a sus necesidades de productividad y gestión, según noticias de El Mundo Financier.com las vacaciones de verano pueden ser el mejor momento para cambiar nuestro software.
  4. ¿Tenemos tarea atrasada tras el verano? Facturas sin introducir en el programa de facturación, reclamaciones sin gestionar, etc. Antes de ponernos a diseñar unos objetivos para acabar el año debemos terminar todas aquellas tareas pendientes y así tener todos nuestros recursos disponibles para cumplir sus tareas.
  5. ¿Estamos teniendo las ventas que deseamos? Debemos hacer una valoración de cuales son  los productos que más se están comercializando, si debemos vender únicamente esos productos o lanzar campañas de marketing para diferentes gamas, etc.
  6. Las ventas van siempre relacionadas con los clientes, ¿Están los clientes satisfechos con nuestro servicio? 
  7. ¿Estamos nosotros satisfechos con nuestros proveedores? La relación con ellos debe ser perfecta. Si no hay retrasos o precios elevados podremos ofrecer a nuestros clientes el mismo servicio.
  8. Por último y no menos importante, debemos analizar a nuestra competencia. ¿Qué está haciendo? ¿Suben o bajan sus precios? ¿Cuál es su plan de marketing?

Esperamos que con estos 8 pasos puedan mejorar tanto la productividad como el número de ventas de su empresa.

Facebook Comments